Editors Picks

Innovar es más que nunca sinónimo de crecer

-->



A estas alturas, el objetivo de cualquier centro educativo no debe ser crecer en alumnos, sino crecer con los alumnos. Esa será la máxima garantía de perdurar en el tiempo. Esa debe ser la aspiración y el reto en un momento en el que no resulta tarea fácil.

Si hacemos una rápida radiografía del contexto en el que nos encontramos en el plano educativo, podemos resumirlo en una serie de etiquetas o clichés que bien conocemos todos: desempleo, descenso de la natalidad, gobierno en funciones, crisis, imposición de ‘lo nuevo’ como exigencia de la sociedad del momento, competencia desmedida y mimética y menos ratio de alumnos.

Toda esta coyuntura de incertidumbre debería encender las luces de alerta ante las nuevas exigencias a las que se enfrentan los centros educativos.

Más que nunca deben estar preparados para cambiar las cosas, tomar decisiones, permanecer atentos, poder dar respuestas, mirando de reojo a la competencia, animando y generando líderes dentro de su organización, solo así estarán en disposición de atender las demandas de padres y alumnos que se convierten en una nueva tipología de clientes.



¿En qué han cambiado frente a los clientes de antaño? Pues ahora reclaman una atención personalizada, ya no se encorsetan en estructuras familiares tradicionales, se muestran desconfiados porque, a priori, disponen de mucha más información, son impacientes, sin tiempo de escucha, quieren más por menos y su fidelidad se ha puesto muy cara.      

Los convencionalismos de finales del siglo XIX o que pervivieron a lo largo del siglo XX, son cosa del pasado y aquello de enseñar en el cole y educar en casa ya no es una verdad irrefutable tras los cambios sociales, laborales y económicos.

¿Qué se impone, por tanto, en la educación escolar de nuestros días? Desde luego, algo más que enseñar conocimientos… Me atrevería a decir que competencias y habilidades, adquieren un rol importante, pero también aspectos básicos que creíamos aprendidos, y de los que no debemos alarmarnos, si no están adquiridos, alguien tendrá que fomentarlos y la escuela tiene todos los puntos para ello. Cuestiones como: enseñar a comer, higiene personal, enseñar a respetar horarios, enseñar a emplear de manera óptima el tiempo, crear hábitos y conductas responsables, cubrir, incluso, necesidades de afecto y estar alerta y detectar problemas de salud, de relaciones sociales o cualesquiera que sean.

No debemos renunciar a la EDUCACIÓN en mayúsculas, está claro que es una función dual (casa y colegio), por ello debemos estar preparados para llegar donde no llegue una de las partes.

Entender la realidad de nuestra sociedad actual y poner los medios para salvaguardar la educación es lo que nos permitirá innovar, y si innovamos, creceremos.

No hay comentarios:

Suscríbete al Blog

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog